+34 639 481 987

Columna izquierda: escucharla como camino a la coherencia

¿Qué es la columna izquierda?

La elegancia es la coherencia. Si no logramos mirarnos, nunca lograremos ser coherentes _Giorgo Armani

La columna izquierda es el diálogo interno que mantenemos con nosotros mismos. Nuestra columna izquierda está formada por todo aquello que pensamos y sentimos, son nuestras conversaciones internas, esa especie de voz interior. 

¿Te has preguntado alguna vez qué pasaría si en una conversación se hicieran públicas esas conversaciones internas? Quizás puedas pensar que hacer pública esa conversación  produciría inconvenientes en tus relaciones. Es por esa creencia común que nuestra columna interna se conoce como el pensamiento que no se dice.

Sin embargo, en nuestra comunicación sólo un 7% es verbal, mientras que un 55% es corporalidad (postura, contacto visual, movimiento con las manos) y un 38% paralingüística (volumen de la voz, tono, velocidad, claridad, pausas, silencios). Y cuando aquello que expreso a través del lenguaje verbal no es coherente con ese diálogo interno, mi interlocutor percibe esa sensación de “que no encaja la música con la letra”. Y es que nuestro diálogo interno va a poner música, queramos o no, a nuestras emociones y a nuestro lenguaje no verbal del que muchas veces ni siquiera somos conscientes. 

¿Se trata entonces de decir todo lo que pensamos? ¿Se trata de hablar sin pensar, sin “filtrar nada”? ¿Cómo lograr ese equilibrio en el que cuido a mi entorno sin guardar mis sentimientos y pensamientos solo para mí?

Las tres alternativas…

Llegados a este punto vemos que hay tres alternativas que ofrece la columna izquierda:

  1. Expresarla sin filtros, con la ilusión de ser una persona sincera y honesta. Esto que según Fredy Kofman es “vomitar la columna izquierda” puede llevarnos a conflictos. 
  2. Callársela, “tragársela” lo cual genera resentimiento y deja parte de la verdad escondida. Esto nos genera estrés. 
  3. Procesarla para trasladar su esencia al exterior de manera adecuada. En la parte superficial de nuestra columna izquierda suele haber cuestiones con las que no nos gusta identificarnos (ira, miedo, inseguridad, frustración…). El reto consiste en seguir escarbando por debajo de esa capa superficial para llegar a lo profundo y auténtico del mensaje. 

¿Qué alternativa escoger y para qué?

Las relaciones sociales positivas son la base del bienestar y la felicidad. La calidad de las relaciones es algo crucial que determina nuestro grado de satisfacción con la vida, nuestro estado de ánimo y nos proporciona el equilibrio que necesitamos para sentirnos bien. 

Cuanto menos abres tu corazón a los demás más sufre tu corazón. Dr. Deepak Chopra 

Por ello, si queremos mejorar nuestro bienestar y calidad de vida, podemos preguntarnos cómo mejorar nuestras relaciones. Aquellas que mantenemos con nosotros mismos, con los demás y con las cosas que nos rodean. 

Nuestra columna izquierda contiene una información muy valiosa que no debemos ignorar. Si no logramos mirarnos, nunca lograremos ser coherentes. No nos limitemos a rumiarla y dejarla dentro hasta que se vuelva tóxica. En las conversaciones con otros tenemos un discurso interno paralelo, presente tanto en el que habla como en el que escucha; y si no está en sintonía con el externo acaba en conversaciones ineficaces, incluso conflictivas.

Escuchar los juicios propios nos conduce a la coherencia, a tener alineados nuestros pensamientos con el corazón y la acción. Una de las dificultades que encontramos en la comunicación (con los demás y con nosotros mismos) es la incapacidad para distinguir entre hechos objetivos y opiniones subjetivas (juicios). 

Podemos aprender a tratar las opiniones o juicios que las personas emiten como ventanas a su alma 

Hay muy pocos hechos, vivimos en un mundo interpretativo lleno de juicios u opiniones. Los juicios no hablan de la realidad sino del observador de esa realidad. Podemos tener opiniones o juicios fundados o infundados, pero no son ni buenos ni malos, ni acertados ni desacertados, sencillamente hablan de quienes los emiten. Los juicios los generamos en el pasado (creencias y experiencias), los emitimos en el presente (hago una declaración sobre mi opinión) y los diseñamos en el futuro (condicionarán mis conductas futuras).

¿Cómo procesar y gestionar nuestra columna izquierda?

Chris Argyris presentó la técnica de “la Columna izquierda” en Cómo vencer las barreras organizativas. Esta herramienta nos muestra de qué manera pasamos de los datos a las generalizaciones sin comprobar la validez de las mismas. Nos muestra de qué manera nos condicionan nuestros juicios. 

El término se refiere al tipo de guión que usan los actores, en el que se utiliza el lado izquierdo para referirse a lo que piensa el personaje, y el derecho para lo que realmente dice. 

  1. Coge papel y lápiz
  2. Divide la hoja en dos columnas
  3. En el lado DERECHO escribe la conversación que has tenido con una persona (puedes elegir una conversación conflictiva que hayas tenido recientemente)
  4. En el lado IZQUIERDO escribe lo que pensaste pero no dijiste

¿Qué has descubierto? ¿Cómo condicionaron tus juicios a tu emocionalidad? ¿Y a tus palabras? ¿Hubo coherencia entre ellas? ¿Estaba en sintonía la música con la letra?

Analizar las conversaciones con nosotros mismos nos va a permitir avanzar de la arrogancia de la verdad a la humildad de la opinión. Nos va a permitir tomar consciencia de que podemos ser como una marioneta en manos de nuestras creencias y nuestros juicios, movidos muchas veces sin percatarnos, por unos hilos que nos atan a una única realidad (la que pensamos cierta); y nos impide ver que existen otras muchas, tantas como observadores existan en la escena. 

Escuchar los juicios propios nos conduce a la coherencia, a tener alineados nuestros pensamientos con el corazón y la acción, y esto nos permite reducir los niveles de estrés,  tener más claridad en la toma de decisiones, mayor concentración, mayor conciencia corporal, y mejor regulación de emociones. 

¿Quieres que te acompañemos en una sesión individual de coaching a integrar cuerpo, mente y emoción?  Escríbenos para reservar tu cita a coachingdesalud@salutis.es

 

Laura Ortiz Amador
Coach ACC certificada por ICF (International Coach Federation) Coach Profesional Certificada por Lider-Haz-Go! Experto Universitario en Coaching Profesional por UEMC (Universidad Europea Miguel de Cervantes), especialización en Coaching de salud. Bióloga (UCM). Profesional autónomo de la Industria Farmacéutica en Investigación Clínica. Coach de salud en Salutis Healthcare.

Nos interesa tu opinión. ¡Deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Descubre el Coaching de Salud!

¡Suscríbete a nuestras últimas noticias!

Si quieres estar al día en el cuidado de la salud con nuestras últimas noticias sólo tienes que enviarnos tu correo