Coaching y tiempos complicados

El desarrollo de las habilidades de Coaching permite y “debe” mejorar al propio Coach.

Asimilar esas habilidades resulta de importancia fundamental. Comenzar por uno mismo para poder ayudar a los demás. No solo se trata de la adquisición de conocimientos. Aunque la formación es importante, no podemos caer en el error de constituirnos en “expertos”. La posición de experto nos alejaría de la finalidad y utilidad del Coaching. Y vivimos tiempos complicados…

El Coaching nos permite empoderar al paciente.

Le acompañamos en ese proceso de tomar conciencia de su enfermedad, no como una condena sino como un reto. No nos debemos constituir en experto o educador, aunque puedan tener su utilidad. Como coach en salud, nos limitamos a dar consejos ni a dirigirle para que haga lo que consideramos adecuado.

El paciente pide su papel protagonista en el proceso de la enfermedad. Lo he comprobado en la consulta como la motivación del paciente es mayor si tiene ese protagonismo. No todos los pacientes pueden seguir el mismo proceso, pues su actitud es diferente, así como su realidad personal, social y familiar. Sobre todo, en la patología crónica, el paciente suele agradecer ser tratado como el principal implicado en la enfermedad.

Pero quisiera detenerme en algo que también he comprobado en nuestro ambiente sanitario. El COVID ha sometido a mis compañeros  a una situación difícil que incluso parece agravarse a pesar de los avances en el tratamiento y prevención de esta enfermedad. Este hecho se ha puesto de manifiesto de forma más intensa en estas fechas. No es nuevo. Pero la llegada de la última ola, en unas fechas muy especiales, en las que no se han podido realizar reuniones previstas y deseadas, en un entorno de una asistencia exigente, con problemas a la hora de cubrir los puestos con el personal necesario dada la transmisión de esta enfermedad en los propios sanitarios y sus familiares. Y la inquietud de ¿Cuándo se va a acabar todo esto?.

Atender a nuestros compañeros se ha convertido en un reto importante. Pero lo que necesitan no es un experto que les dé consejos. Por supuesto es importante gestionar de forma adecuada sus necesidades. Ahora bien, es fundamental saber escucharlos. La escucha activa y la entrevista motivacional, les ayuda a poder liberarse al menos de la pesada carga que para muchos resulta esta situación en la que se mezcla el agotamiento físico y psíquico junto a unas expectativas laborales complicadas. Que encuentren sentido y comprendan todo lo que está sucediendo. Conseguir que empleen con ellos mismos el lenguaje adecuado. 

Aunque no sea el entorno más idóneo, y quizás casi sin pretenderlo, se acaba haciendo ‘Coaching de pasillo’. No es lo adecuado, pero pone de manifiesto una necesidad. ¿Ayuda psicológica? Bien, pero ayudarles, aunque mejor “acompañarles” en esta situación tan complicada es algo que el Coaching puede ofrecer.

He podido comprobar como al menos algunos compañeros con los que he podido abordar este tema, mejoran y pueden seguir en la lucha, tan exigente y en tan difíciles circunstancias.

Fco. Javier Lavilla

Nefrólogo. Coach en salud

Clínica Navarra, España.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Envianos un mensaje!