VEMOS A NUESTRO YO FUTURO COMO A UN EXTRAÑO

Intenta imaginar tu cumpleaños el próximo año. Ahora visualízate a ti mismo en 20 años en tu cumpleaños. ¿Te has visto a través de tus propios ojos soplando las velas? ¿Qué has visto de ti en 20 años? ¿Era otra persona desconocida la que estaba soplando las velas?

Para muchas personas es extremadamente difícil conectar con una versión futura de sí mismos. Yo sé que nunca imaginé a la persona que soy hoy cuando pensaba en mi vida hace 20 años.

Esta desconexión entre quiénes somos ahora y nuestra versión futura puede hacer que sea más complicado tomar las decisiones de vida más beneficiosas para nuestro Yo del futuro. No tener una conexión emocional con nuestro Yo futuro hace que sea más difícil hacer planes a largo plazo, conseguir las metas de salud que nos proponemos o finalizar proyectos de larga duración.

LA CIENCIA DETRÁS DE LA CONEXIÓN CON NUESTRO YO FUTURO

La importancia de conectar con nuestro Yo futuro está fundamentada en la evidencia científica. Científicos de la Universidad de Stanford utilizaron escáneres por fMRI de los cerebros de participantes de un estudio para comparar patrones neuronales. Este estudio se enfocó en la corteza cingulada anterior rostral y la corteza prefrontal medial que experimentan más actividad cuando una persona piensa en sí misma. Descubrieron que cuando se les pedía a las personas que se describieran a sí mismas dentro de diez años, su patrones neuronales eran similares a los patrones formados cuando se piensa en otra persona como alguien famoso, en vez de parecerse a los patrones neuronales formados cuando se piensa en uno mismo en el presente.

Se observaron los mismos datos de manera generalizada en todo el proyecto. Por lo tanto, desde el punto de vista del cerebro, el Yo futuro era una persona completamente diferente a uno mismo. Además aquellos participantes que tenían la variación más amplia entre su visión de su Yo actual y del futuro, eran también los que más probabilidades tenían de postergar la gratificación inmediata a la recompensa futura. Para estas personas la procrastinación puede ser un serio problema.

Si la parte de tu cerebro que se enciende cuando piensas en tu Yo actual no es la misma que la parte que se activa cuando piensas acerca de tu Yo futuro, tiene sentido que se asegure de que sea difícil tomar acción hoy en beneficio de un Yo futuro al que no te sientes conectado. Para la mayoría de nosotros, es el aquí y ahora lo que importa. El “sólo por hoy” tiene preferencia sobre el “qué ocurrirá dentro de 10 años”. ¿Por qué no comernos ese trozo extra de tarta? o ¿Por qué no dejar el ejercicio para mañana?

Estos mismos investigadores descubrieron que ayudando a los participantes a desarrollar una conexión emocional con su Yo futuro, tenían además más posibilidades de realizar comportamientos más enfocados en su futuro. La relación entre una fuerte conexión con nuestro Yo futuro y la voluntad de realizar el trabajo necesario hoy para cosechar beneficios en el mañana, nos lo valiosa y enriquecedora que puede ser esta relación.

EL IMPACTO DE LA DESCONEXIÓN CON NUESTRO YO FUTURO

Cuando estamos desconectados con nuestro Yo futuro, tenemos menos posibilidades de darnos cuenta del impacto que tienen nuestras acciones en nuestro futuro. Nuestra inclinación a vivir el presente (aunque sea desconectados de él), hace que la gratificación inmediata sea una opción más tentadora. Podemos ver, sentir y saborear el impacto de nuestras decisiones en el presente, pero sus efectos en el Yo futuro son mucho menos tangibles. Además, todos tendemos a ser demasiado positivos pensando que en el mañana ya tomaremos mejores decisiones.

Algunas de las áreas que se pueden ver impactadas por una desconexión con nuestro yo futuro:

LA SALUD

¿Cuántos de nosotros podemos identificarnos con el síndrome de “empezaré la dieta mañana”? Y después llega mañana, pero tu cerebro sigue sin estar conectado con esa versión futura de ti mismo, y en vez de comenzar a comer de manera saludable te bebes esa última cerveza, ese trozo de dulce que sobró o te echas una siesta en vez de salir a caminar. ¿Seguirías manteniendo un comportamiento que te puede poner en riesgo de sufrir dolencias o una enfermedad si te sintieras emocionalmente conectado y responsable de esa versión futura de ti mismo?

LA MEJORA PERSONAL

Sacrificarse hoy para un futuro mejor en 20 años puede ser duro de asimilar cuando no tienes una conexión real con esa persona. Dormir hasta tarde los fines de semana es mucho más fácil que estudiar para un examen, sobre todo cuando no tienes conexión con esa versión futura de ti mismo. Además, te puedes levantar pronto el fin de semana siguiente. Desafortunadamente, el fin de semana que viene seguirás teniendo esa mentalidad que te puso en esa misma situación el fin de semana pasado.

La cosa es que hasta que no cambiemos nuestra preferencia mental por el presente y nos conectemos más emocionalmente con nuestro futuro Yo, seguiremos aplazando cosas y tomando decisiones basadas en la gratificación inmediata.

LOS BENEFICIOS DE CONECTAR CON NUESTRO YO FUTURO

Tomarse el tiempo para conectar emocionalmente con nuestro yo futuro puede cambiar la manera en que pensamos y fortalecer nuestra habilidad de tomar decisiones positivas en el ahora. Hacer cambios sencillos como valorar el pensar antes de actuar, puede conectarnos de manera más profunda con nuestro Yo futuro. Antes de decidir posponer algo hasta mañana, imagina la escena:

“Si no termino de estudiar hoy y lo pospongo hasta la semana que viene, entonces tendré que quedarme despierto hasta tarde después del trabajo para terminar de estudiar. Si trabajo hasta tarde, estaré muy cansado para estudiar y entonces me quedaré dormido. Después cuando tenga que hacer el examen al día siguiente, estaré muy cansado y no estaré preparado…”

Tomarte 20 segundos para hacer el recorrido del impacto de tus decisiones en tu Yo futuro ha cambiado el proceso neurológico de tu cerebro para pensar en tu Yo futuro con una conexión más directa a tus acciones presentes.

Cuanto más tiempo pasemos conectando con nuestro Yo futuro, más integrada estará esa versión de nosotros mismos con nuestro Yo del presente.

Las personas más exitosas tienen una fuerte conexión con la versión futura de ellos mismos y pueden actuar de tal manera que pueden hacer realidad esa visión. Pueden posponer la gratificación inmediata porque están profundamente conectados con la versión futura de ellos mismos.

FORMAS DE CONECTAR CON NUESTRO FUTURO YO

Tomarte el tiempo para enfocarte en tener una mejor conexión con tu yo futuro puede ofrecerte la motivación que necesitas para desarrollar unos hábitos saludables aquí y ahora. Piensa en lo que imaginas para tu Yo futuro.

Estos siguientes pasos pueden servir como punto de partida para desarrollar esa conexión:

  1. Intenta imaginarte tu vida de aquí a 5 años. ¿Cómo es tu camino? ¿Qué trabajo tienes? ¿Dónde vives? ¿A qué dedicas tu tiempo libre? ¿Cómo te sientes física y emocionalmente? Intenta visualizarte en 10 años, y luego más adelante en 20 años. ¿Has elegido un camino diferente para tí? ¿Estás haciendo el mismo trabajo? ¿Vives en un lugar diferente?
  2. Escribe una carta a tu Yo presente de parte de tu Yo futuro: ¿Qué tipo de consejo crees que te daría? ¿Qué tipo de conocimiento interno de tu crecimiento personal te podría enseñar? ¿Qué ha aprendido en el futuro que pueda ayudarte ahora?
  3. Toma un tiempo por la mañana para valorar cómo tus acciones del presente impactan en dónde estarás en los próximos 5, 10 o 20 años. Si es demasiado lejos, intenta lo mismo pensando en el próximo año. Haz una lista de acciones que puedes hacer ahora que tendrán un impacto positivo para acercarte a la visión de tu Yo futuro.

PRIORIZA LA RELACIÓN CON TU YO FUTURO

Nuestro viaje es un viaje de descubrimiento personal, y esto incluye la conexión con la visión que tenemos de nuestro yo futuro. Cuanto más podamos traer esa visión a la realidad y mantenernos conectados con esa versión futura de nosotros mismos, más probabilidades tendremos de tomar decisiones positivas que harán de ese futuro nuestra realidad.

Hacernos amigos de ese extraño que puede ser nuestro Yo futuro, es un paso beneficioso para cualquier persona que quiere tomar decisiones más positivas aquí y ahora.

Esta herramienta puede ayudarte a dejar de procrastinar, posponer la gratificación inmediata y mejorar tu estilo de vida para beneficiar tu futuro y tu salud!.

¿Te animas a dar el siguiente paso en tu camino de autodescubrimiento hoy?

Extraído y adaptado de echorecovery.org

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Envianos un mensaje!