Cuidar tu salud para alcanzar tu mejor versión

Continuamos con la temática que a muchos nos estimula y es el poder ayudarte a que te sientas con más energía para poder llevar tu salud y tu vida a mejor. 

El primer paso comienza por pensar qué se quiere cambiar, por definir bien un objetivo. Comer mejor, fumar menos o vivir de forma mas relajada serían objetivos muy inespecíficos para llevarlos a cabo con éxito. Una declaración de salud más eficaz debería incluir aspectos sobre el qué, en cuánto tiempo, de qué manera, etc. quiero conseguir mi objetivo, por ej: “Quiero perder 5 kg en tres meses eliminando estimulantes y sustancias tóxicas de mi dieta”

Pero seamos sinceros. Un objetivo de salud te va a sacar de tu rutina y a priori va a costar, por ello es dudoso que lo consigas con una mera declaración. De ahí la importancia de identificar tus “paraqués”, descubrir tu verdadera motivación, y en línea con el anterior caso completarse por ej con: “Quiero perder 5 kg antes de tres meses eliminando azúcares y tóxicos de mi dieta, para encontrarme mas segura en mi cuerpo realizando el trabajo que lidero y tener más resistencia en el cuidado de mi hijo”.

De esta manera una vez preparado tu consciente, inyectarás también esa energía que requiere tu subconsciente para comenzar a abrirse y te será mucho más fácil encaminarte hacia tu meta.

Una vez tengas bien definido tu objetivo llega la hora de actuar. La “decisión de actuar” no es igual a la de “actuar”. Aunque casi todo el mundo sepa que es lo que quiere conseguir y como comenzar, no todo el mundo esta predispuesto a hacer ese cambio de la misma forma. Es como cuando un entrenador planifica su jugada antes de salir al campo en una competición deportiva. Por ello, muchas personas tienen que trabajar su confianza.

“El pensamiento, la visión, el sueño… siempre preceden a la acción”  O. Marden

Confiar en uno mismo es tener la habilidad de decidir y poder cambiar. Para ello volvemos a recurrir a la mente. Ejercitar el pensamiento y entrenarlo, ayuda a ganar seguridad y confianza en uno mismo y es vital para tener resultados; aquí es donde tus palabras pueden funcionar. Las palabras generan diferentes tipos de energía en nuestro cuerpo, por tanto, si nos vamos cargando positivamente con mantras del tipo: “puedo hacerlo”, “cada día como de forma mas saludable”, “cuando cuido de mi soy mas productiva”, etc. nuestras células comenzarán a activarse hacia el cambio.

¿Y dónde te encuentras con respecto a ese objetivo?

Presta atención a tus comportamientos diarios y pregúntate:

· ¿Qué actos y elecciones apoyan mi objetivo de salud (comer mas verdura y fruta, ejercitarme, tener tiempo para mi crecimiento personal? Anótalos, hazlo aunque te parezcan ridículos o sin importancia. ¡Todo cuenta!.
· ¿Qué saboteadores diarios (situaciones, personas, entornos, etc.) me impiden llevar a cabo lo que deseo conseguir y me tientan a cambiar mis hábitos más saludables?
· ¿Qué información, que apoyo necesito tener para conseguir mi objetivo? ¿Qué información, que ayuda tengo ya a mi alcance?

Las respuestas a estas preguntas te darán una imagen clara de tu punto de partida, ese que es necesario para poder actuara y afianzar tus siguientes pasos. Y ello requerirá que hagas otras dos cosas:

  1. crear tu plan de acción y
  2. medir tus progresos.

Un plan de acción es algo que transforma tus buenas intenciones en algo concreto y realizable.

Para crear un plan de acción pregúntate:

  • ¿Qué /quién podría servir de apoyo para comenzar?
  • ¿Cuándo voy a comenzar a hacer estos cambios?
  • ¿Cuál será mi primer paso?
  • ¿Cuál será mi siguiente paso?
  • ¿Quién me puede ayudar durante el cambio?
  • ¿Quién puede sabotearme, intencionadamente o no?
  • ¿Cuáles son mis principales obstáculos?
  • ¿Qué tendría que dejar de hacer para conseguir este cambio?
  • ¿Cómo puedo adaptar mi entorno para que me ayude?
  • ¿Cómo voy a medir mi progreso? (energía, tensión, peso, etc.)
  • Como me voy a recompensar si lo consigo (Recuerda que tenemos un área cerebral de recompensa que necesita estímulo para generar nuevos patrones de comportamiento).

Aconsejo a mis clientes hacerse estas preguntas antes de comenzar a diseñar un plan para conseguir sus objetivos de salud. Todo edificio necesita una estructura donde sostener los nuevos cambios y acciones.

Te invito a generar ese plan de acción que funcione para ti y a continuar descubriendo las preguntas que harán que tu nuevo estilo de vida te pueda transformar en esa versión saludable que deseas para exprimir tu vida al máximo.

¿Estás lista/o para alcanzar la mejor versión de ti misma/o?

Si lo deseas puedes compartirlo o dar tu opinión más abajo.

¡Por una vida mas saludable!

María Becerril

Coach de Salud, PCC

www.coachingdesalud.com

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Envianos un mensaje!